ABOGADO DE DIVORCIOS
EN
MADRID

Abogado experto en divorcios en Madrid. Desde el año 2005, el mismo derecho tienes a contraer matrimonio que a disolverlo, bajo el único requisito de cumplir el plazo de 3 meses desde la celebración del mismo.

Si te encuentras en una situación de ruptura y quieres resolverlo, llámame y evaluaremos tu caso. Tendrás un presupuesto sin compromiso, adecuado con los servicios jurídicos que necesitas.

¿Necesitas un Abogado de Familia en Madrid?
 

ABOGADO ESPECIALIZADO EN DIVORCIOS
 

Tramito, negocio y asisto divorcios de mutuo acuerdo y contenciosos en la Comunidad de Madrid y alrededores.

Mi despacho se encuentra en la calle Velázquez 10 de Madrid.

No cobro desplazamientos a Guadalajara, Segovia, Ávila y Toledo.

PROCEDIMIENTO DIVORCIO

Te ayudaré a resolver el procedimiento de divorcio de la mejor manera que es posible, por la vía del mutuo acuerdo o contenciosa.

Diseño las medidas para el óptimo cuidado de vuestros hijos y para tu bienestar tras la disolución del matrimonio.

ATENCIÓN INMEDIATA

Te asesoraré para despejar las dudas sobre el proceso de divorcio y me pondré a trabajar en tu caso.

Mis honorarios son adecuados a los servicios jurídicos desempeñados, siempre acordados de antemano.

Óscar Molina - Abogado civil de Familia y Sucesiones en Madrid

SOY ÓSCAR MOLINA, ABOGADO DE DIVORCIOS EN MADRID

Ayudo a personas y familias a solucionar sus conflictos jurídicos y normalizar sus vidas para cerrar desavenencias y mejorar su situación.

 

El Derecho de Familia y Sucesiones es la rama del Derecho civil que regula el nacimiento, matrimonio y fallecimiento de las personas. En lo personal y patrimonial.

Al dedicarme a esta área jurídica, entendí la sensibilidad con la que proceder. Lejos de dividir a ganadores y perdedores, diseño medidas conciliadoras. Mi porcentaje de mutuos acuerdos es alto.

Te mereces una solución, porque de nada sirve aguantar una situación adversa.

Mi bufete de abogados engloba los servicios jurídicos relacionados con el Derecho de Familia y Sucesiones, y el resto de Civil: divorcio, separaciones, modificación de medidas, custodia y alimentos de los hijos, liquidación de la sociedad de gananciales; herencias, problemas sucesorios, colación de bienes, particiones, testamentos; contratos civiles de compraventa, donaciones, arrendamientos, cesiones de negocio; y otros casos como el tuyo que necesitan una solución.

 LO QUE DEBES SABER SOBRE DIVORCIOS 

NULIDAD, SEPARACIÓN Y DIVORCIO. DIFERENCIAS.
 

Las crisis matrimoniales de nulidad, separación y divorcio igualan en número, y a veces superan, a la celebración de matrimonios, por lo que se ha convertido en un fenómeno que forma parte de la sociedad.

En el año 2005 entró en vigor la Ley 15/2005, conocida como Ley de Divorcio Exprés al suprimir el requisito de 2 años de separación para solicitar el divorcio. El único requisito exigido para acceder al divorcio es el transcurso del plazo de 3 meses desde la celebración del matrimonio. Tampoco hay que ofrecer razones o explicaciones para su solicitud, ni a tu cónyuge ni al juzgado. Toda persona que tiene derecho a contraer matrimonio, lo tiene para divorciarse.

Diferencias entre nulidad, separación y divorcio:

  1. La nulidad es una declaración de inexistencia o invalidez del matrimonio contraído. Se da por no celebrado.

  2. La separación es el cese de la convivencia marital, manteniendo el vínculo matrimonial.

  3. El divorcio es la disolución del vínculo matrimonial y los cónyuges quedan desligados en todos los sentidos.

El divorcio te permite volver a contraer matrimonio, incluso con la persona con la que te divorciaste. En cambio, la separación no te permite casarte de nuevo.

El divorcio disuelve las obligaciones conyugales totalmente, mientras que la separación mantiene algunas, como el deber de socorro entre cónyuges.

El proceso de divorcio se puede detener por reconciliación hasta el momento que se entra en sala. Una vez en sala dependerá del juez. Si se emite sentencia de divorcio ya no hay vuelta atrás. En cambio, el proceso de separación puede quedar sin efectos por reconciliación en cualquier momento, incluso con sentencia. Solo cambiaría el régimen económico, que sería por defecto el de separación de bienes, y si se quisiera volver a la sociedad de gananciales habría que escriturarlo.

La razón por la que la gente se divorcia directamente es el factor económico. Si primero os separáis y más adelante os divorciáis, son dos procesos judiciales que costear. Si os divorciáis y más adelante hay reconciliación y queréis vivir en matrimonio, solo hay que casarse de nuevo. Los casos de separación son casi inexistentes desde el año 2005.

El doble de divorcios se resuelven por la vía del mutuo acuerdo que por la vía contenciosa. No obstante, si la otra parte exige medidas abusivas, es necesario solicitar la intervención judicial para determinar medidas justas. No hay que tener miedo ni desgana por el contencioso.

Para alcanzar el mutuo acuerdo es necesario firmar en el despacho un convenio regulador que contenga las medidas pactadas, documento que se envía al juzgado para su aprobación por el Mº. Fiscal (si hubiera menores) y ratificación por el juez.

El contencioso se produce si uno de los cónyuges no quiere divorciarse, o las medidas que presenta discrepan e imposibilitan el acuerdo, ya sea sobre la custodia de los hijos o las estancias, uso de la vivienda, pensión de alimentos... en estos casos será el juez, con intervención del Mº. Fiscal si hubiera menores, quien determine las medidas por sentencia.

Cuando existen hijos menores o dependientes económicamente, el criterio para fijar las medidas del divorcio es el interés superior del menor. Muchos cónyuges pierden el tiempo por pretender más medidas que el otro, cuando en realidad será lo que más conviene al menor, con independencia del acomodo de los progenitores. El juez adopta medidas de oficio, aunque no hayan sido solicitadas por ninguno de los dos, para evitar al progenitor despreocupado y al progenitor acaparador. El derecho de Igualdad del art. 14 CE hace que los papeles de cuidador de los hijos y pagador de los costes queden repartidos entre ambos progenitores con equidad, en distancia con los papeles tradicionales de la madre cuidadora y el padre pagador.

El beneficio de los hijos y la participación equitativa de los progenitores es la línea actual de los procesos de divorcio.

Es un procedimiento más económico, en el que cabe la opción de compartir abogado y procurador.

Alcanzar acuerdos es beneficioso para las relaciones futuras, frente a la imposición por sentencia judicial. Además, la decisión del juez es incierta para las partes, mientras que en la negociación privada se controla los márgenes de diseño de las medidas.

Si la relación postdivorcio es buena, el riesgo de incumplimientos disminuye drásticamente frente a acuerdos impuestos por sentencia.

Es importante agotar la fase extrajudicial mediante una negociación cualificada, con el objetivo de alcanzar acuerdos y firmar el convenio regulador que se presentará al juzgado para su ratificación. Acudir al contencioso de buenas a primeras es una temeridad cara.

VENTAJAS DE LA VÍA DEL MÚTUO ACUERDO SOBRE LA CONTENCIOSA
 

La tramitación judicial por vía de mutuo acuerdo es ágil, corta y sencilla, una vez se ha firmado el convenio regulador en el despacho.

DIVORCIO DE MUTUO ACUERDO
 

El procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo reduce tiempos y costes. Desde que se presenta la demanda, los tiempos medios se estiman en dos meses para la ratificación en el juzgado, aunque hay juzgados que citan en un mes y otros en tres. Después, suele transcurrir otro mes para la entrega de la sentencia. Los costes se reducen por los honorarios más bajos y la posibilidad de compartir procurador, o abogado y procurador.

Tiene una fase extrajudicial y otra judicial.

La fase extrajudicial se realiza en los despachos, mediante la negociación, por lo que es imprescindible que contrates abogado desde el primer momento. No lo dejes para más adelante o jugarán con tus intereses mientras tanto.

En ocasiones, la fase extrajudicial se alarga y acaba pareciéndose a un contencioso. Puede haber tiras y aflojas. Si hace que se alcancen acuerdos finales, habrá merecido la pena pasar por ello. Si conduce al contencioso, al menos las partes sabrán a lo que se exponen ante el Mº. Fiscal y el juez.

Según el grado de desacuerdo inicial, esta fase puede durar en mayor o menor medida. Una buena asesoría es fundamental para no discutir sin razón. Recordemos que las medidas que se negocian van dirigidas al interés del menor, no para el acomodo de uno de los progenitores.

Si se firma el convenio regulador en el despacho, se podrá continuar por la vía del mutuo acuerdo, y se redacta la demanda de divorcio por mutuo acuerdo, acompañada del convenio regulador firmado. 

El procurador presenta la demanda al juzgado y este la admite, citando a las partes en día y hora para su ratificación presencial. Si no se puedes acudir, será necesario un poder de representación para que otra persona (el propio abogado o procurador) ratifique por ti.

La ratificación consiste en repasar el convenio firmado ante el juez y Mº. Fiscal, este último si existen menores, y ante el Letrado de la Administración de Justicia si no hay menores, para mostrar conformidad ante ellos.

El día de la ratificación también se firma el apud acta, que es la representación otorgada al procurador para presentar la demanda y otros escritos, y recoger citaciones y la sentencia. Esta representación se puede realizar mediante poder notarial, con el consecuente coste, por lo que se suele optar por firmar el apud acta en el juzgado. Si es quisquilloso, harán firmar el apud acta al inicio del proceso, por lo que serían dos los días que habría que ir. Pero lo normal es que el mismo día se firmen ambos documentos: apud acta y ratificación.

La sentencia llega en las próximas semanas. Existe el modelo digital, que si va con código de barras es válido para trámites oficiales. Y el modelo tradicional, llamado testimonios, en papel, firmado y sellado por el Letrado de la Administración de Justicia, y que incorpora el convenio regulador.

La inscripción del divorcio en el Registro civil lo realiza el juzgado de oficio, por lo que cambiarán el estado civil sin que tengas que hacer ese trámite. Aunque conviene estar atento, por si se les pasa.

Cabe señalar que la liquidación de la sociedad de gananciales es otro servicio jurídico, con independencia del proceso de divorcio. Es posible incluirlo en el convenio regulador para que el cliente se ahorre el proceso notarial, pero son dos trabajos: divorcio y liquidación de gananciales.

Divorcio de Mutuo Acuerdo

Documentación necesaria

Certificado matrimonial.

Certificado nacimiento hijos.

Certificado empadronamiento.

Convenio regulador firmado.

Capitulaciones matrimoniales.

DIVORCIO CONTENCIOSO
 

El procedimiento contencioso es costoso, largo y pesado, pero si es necesario para obtener acuerdos justos hay que iniciarlo.

El tiempo de duración parte de los seis meses. Cada uno contrata a su abogado y procurador para asistencia letrada y representación en el proceso. Hay contenciosos que solo cuestiona una de las medidas del divorcio, y otros en los que se discrepa por todos y es necesario solicitar la intervención del equipo psicosocial.

El procedimiento contencioso se inicia mediante demanda de una de las partes. En ella se exponen con detalle las medidas que desea que sean adoptadas mediante sentencia.

Las medidas se refieren a:

  • Responsabilidad parental (patria potestad).

  • Custodia de los hijos.

  • Uso de la vivienda familiar.

  • Régimen de estancias y comunicaciones (visitas).

  • Pensión de alimentos, gastos escolares y extraordinarios.

  • Pensión compensatoria entre cónyuges.

La parte demandada tendrá 20 días hábiles desde el día siguiente a la notificación efectiva para contestar. En ella puede allanarse u oponerse a las medidas solicitadas por el demandante, y también puede presentar demanda reconvencional sobre las medidas que el demandante no se ha pronunciado.

El juzgado citará para una vista. Cada uno acudirá con su abogado y procurador. En ella se practicarán los medios de prueba que el juez acepte. No se admite la intervención de familiares. Es a puerta cerrada. Las pruebas consisten en interrogatorio de partes (cónyuges) y profesionales (psicólogos, trabajadores sociales...); y documental (ingresos, gastos, informes...). Tras las conclusiones finales, el juez lo dará listo para sentencia.

En la sentencia emitida por el juez se declara el divorcio y se fijan las medidas definitivas que las partes cumplirán tras el mismo. Cabe la posibilidad de apelar en segunda instancia ante la Audiencia Provincial.

Es de interés saber que la liquidación de gananciales es un proceso independiente. El proceso de divorcio consiste en el cambio de estado civil y las medidas del cuidado de los hijos y el uso de la vivienda familiar. La liquidación de la sociedad de gananciales es otro servicio jurídico y otro procedimiento judicial.

Divorcio Contencioso

Documentación necesaria

Certificado matrimonial.

Certificado nacimiento hijos.

Certificado empadronamiento.

Convenio regulador firmado.

Capitulaciones matrimoniales.

Recibos de ingresos y gastos

(Declaración IRPF, colegio, consumo hogar...)

¿Tienes más dudas?

¡Gracias por tu mensaje!

La solución existe. Actuemos.

No dejes pasar esta oportunidad y evaluemos tu caso